miércoles, 10 de febrero de 2010

MARIONETAS

¿A qué niño o niña no le gustan los cuentos?
¿Y las marionetas?

En nuestra labor como educadores, no podemos olvidar que la motivación juega un papel fundamental en el aprendizaje. Actividades artísticas como el teatro, la danza, la música, los títeres, etc., consiguen muchas veces más resultado que todos los esfuerzos hechos sobre papel. Para un niño con discapacidad en las extremidades inferiores, las marionetas de dedos son estupendas para su integración en una actividad lúdica.
Es cierto que estamos en la era de las nuevas tecnologías, para éstas requieren algo que los materiales convencionales tienen: creatividad.
Sin creatividad, no nos servirán de ayuda ni los portátiles, ni las pantallas digitales, ni todos los centros TIC que queramos montar. La creatividad es la esencia que le da utilidad real a los recursos con los que contemos, ya sean convencionales o posmodernos. Las nuevas tecnologías podemos comprarlas, pero la creatividad hay que buscarla en el interior.
Quizás, una buena vía de camino educativo sería utilizar "lo nuevo y lo viejo" de forma complementaria, tomando de cada uno lo bueno. ¿Y si hacemos un taller de marionetas de dedos para realizar una representación que podamos grabar y colgar en internet, en nuestro blog de la clase? ¿Y si utilizamos las marionetas para resolver los conflictos surgidos entre los compañeros? ¿Y si el niño o niña menos popular es el encargado de realizar el montaje de teatro? ¿Y si...?
Nunca tuvimos tantas posibilidades tecnológicas. Habrá que aprender a utilizarlas y a sacarles partido, pero sin olvidar, que pulsar un teclado no será jamás tan gratificante y estimulador como escribir con el dedo sobre la arena.
No le robemos a los niños y niñas lo maravilloso de la simplicidad de los medios artesanales.
Páginas para ayudarte en la elaboración de marionetas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada